dilluns, 10 de desembre de 2007

NOVA RECERCA SOBRE ANOMALIES AL CERVELL DELS NENS AUTISTES


Avui em sembla interessant penjar a la web dades d'un estudi recent sobre l'autisme, on s'ha descobert que els nens que pateixen aquesta malaltia tenen més matèria gris en determinades zones del cervell que els altres nens que no pateixen la malaltia. Les zones del cervell on s'ha trobat més matèria gris són els lòbuls parietals del cervell, els quals es relacionen amb l'empatia, l'experiència emocional y l'aprenentatge a través de la vista. L'altre zona del cervell on s'ha trobat més matèria gris és la que correspon a la regió cerebral corresponent a l'amígdala dreta, la qual està vinculada a l'interacció social.
Aquesta recerca és esperençadora per tal de trobar nous mètodes i camins per tractar l'enfermetat.
A continuació incorporo la notícia d'on he tret la informació.

Por Susan Kelly
CHICAGO (Reuters) - Los niños autistas tienen más materia gris en las zonas del cerebro que controlan la interacción social y el aprendizaje visual que los chicos sin el problema de desarrollo, reveló un pequeño estudio difundido el miércoles.
Un grupo de investigadores combinó dos técnicas sofisticadas de obtención de imágenes para controlar el movimiento de las moléculas de agua en el cerebro y detectó pequeños cambios en el volumen de materia gris en 13 niños con síndrome de Asperger y en 12 adolescentes sanos.
El síndrome de Asperger es una de las condiciones del espectro autista. La edad promedio de los participantes era de 11 años.
Los chicos autistas presentaban más materia gris en los lóbulos parietales del cerebro, asociados con el sistema de neuronas espejo, el cual se vincula con la empatía, la experiencia emocional y el aprendizaje a través de la vista.
Los niños con la condición también mostraron una disminución en el volumen de materia gris alojada en la región cerebral de la amígdala derecha, lo que se relacionó con diversos grados de impedimento en la interacción social, reveló el estudio.
Los investigadores presentaron los resultados de la investigación en un encuentro anual de la Sociedad de Radiología de América del Norte, efectuado en Chicago.
A diferencia de la tecnología anterior, la nueva técnica puede detectar cambios en miles de secciones pequeñas del cerebro, indicó la autora del estudio, Manzar Ashtari, del Hospital de Niños de Filadelfia. "Ahora tenemos herramientas más precisas", expresó durante una entrevista.
Mayores cantidades de materia gris en la zona parietal izquierda del cerebro se vincularon con mayores coeficientes intelectuales en los chicos del grupo de control, pero no en los niños autistas, dado que esa sección de materia gris no funcionaba correctamente en los últimos, explicó Ashtari.
El autismo afecta a alrededor de 1,5 millones de chicos en Estados Unidos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La condición suele aparecer en los primeros tres años de vida y perjudica la interacción social y las capacidades comunicacionales.
Se necesitan más estudios de la estructura y el funcionamiento cerebral para comprender mejor cómo actúan las mentes de los niños autistas, dijo Ashtari, quien tiene la esperanza de hallar estrategias de intervención para tratar la dolencia.
"Si más y más personas prueban que las neuronas espejo son responsables en general y que están involucradas en (la disfunción) de los niños con autismo, entonces creo que cada vez más personas pensarán, '¿cómo las fortalecemos? ¿Qué podemos hacer para permitirles funcionar normalmente?", concluyó la autora.